Te damos las recetas de insecticidas y fungicidas para que tu huerto sea ecológico y orgánico:

PREPARACION DEL INSECTICIDA ECOLÓGICO

Ingredientes por litro:

  • 1 litro de agua de lluvia (Yo utilizo osmotizada)
  • 2 cucharadas de postre de Jabón Potásico
  • 2-4 dientes de ajo
  • Las peladuras de cebollas que vayamos a tirar a la basura.
  • Puñado de mezcla de Hierbas aromáticas que tengamos a mano (Tomillo, Albahaca, Romero y Espliego)

Es importante que el agua sea de lluvia u osmotizada, pues el agua del grifo contiene cal que tapona los estomas de las hojas, y cloro que es un potente oxidante que puede destruir ciertos principios activos de la planta.

PASOS

1.-) Se machacan o trituran los dientes de ajo junto con el resto de peladuras de cebollas.

2.-) Se cortan, machacan o trituran las hierbas aromáticas.

3.-) Se echa todo en el litro de agua y en un recipiente plástico se deja macerar la mezcla durante 24-48 horas.

4.-) Pasado el tiempo se lleva todo a una cacerola y se calienta lentamente con fuego suave hasta llevar a la ebullición.  Es importante que la cacerola tenga tapa ya que las esencias más volátiles (aceites esenciales) se escapan. Con una tapa que tenga reborde interior permitimos que las gotas de condensación vuelvan a caer en la decocción.

5.-) Se deja enfriar sin levantar la tapa.

6.-) Cuando esté templado, se filtra con un colador de cocina

7.-) Le añadimos 2 cucharadas de postre de Jabón Potásico y como el agua está templada, nos va a ayudar en la dilución de dicho insecticida.

8.-) Guardamos el preparado en un recipiente plástico y opaco.

APLICACIÓN  DEL INSECTICIDA CASERO-ECOLÓGICO

Una vez tenemos nuestro insecticida, es necesario tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • Los componentes se van degradando con el tiempo, y lo ideal es utilizarlo antes de los dos meses.
  • Es conveniente que cuando se le aplique a una planta no sufra ningún tipo de estrés. Es decir, si hay sequía y sufre estrés hídrico, es mejor regar y al día siguiente aplicar, si no hay riesgo de quemaduras.
  • Es mejor aplicar en días nublados o por la mañana, nunca a pleno sol.
  • No aplicar cuando existan temperaturas extremas, ni por encima ni por debajo.
  • Mojar toda la planta, pero sin que choree (ya que perdemos insecticida) por el haz y envés.
  • Las boquillas, a veces se atascan si el filtrado no ha sido muy bueno. Tener un mantenimiento, y si se ve que las gotas son muy gruesas, parar y limpiar la boquilla.
  • En general el insecticida es totalmente inofensivo para la mayoría de personas, pues son (a excepción del jabón) plantas que utilizamos en la cocina, pero se recomienda tener los cuidados pertinentes a la hora de fumigar, utilizando mascarilla y equipos de protección individual, ya que por ejemplo hay personas que tienen alergias a los principios activos,etc.
  • Hacer fumigaciones preventivas, pero hacer un seguimiento visual de la plaga, para saber exactamente el momento idóneo de la repetición de la fumigación.

Bueno, y esto es todo de este simple insecticida casero y ecológico en el que la formula es simple: JABÓN + AJO + LABIADAS.

Fuente: Eduardo Sanz

Fungicidas naturales:

1.- Ajo

Un remedio muy sencillo de preparar que te va a servir para los hongos, bacterias, pulgones y ácaros. Deja unos 3 ajos en un litro de agua durante 24 horas en un recipiente tapado parcialmente. Cuela y pulveriza la zona a tratar dos veces al día, por la mañana a primera hora y a última hora de la tarde. Repite durante 7 días seguidos.

2.- Ajenjo

Esta planta sembrada en tu huerta o jardín es un remedio natural para repeler algunas plagas, pero además la podemos preparar y pulverizar sobre otras plantas con plagas para combatirlas. Te vale para los ácaros, mosca blanca, pulgones, cochinillas e incluso hormigas. Deja 250 g de ajenjo fresco macerando en 1 litro de agua en un recipiente parcialmente tapado durante 8 días. Después lo cuelas y pulverizas la zona afectada.

3.- Aceite

El aceite vegetal puede ser un buen remedio para eliminar las plagas de cochinilla. Puedes usar cualquier aceite vegetal, como el de girasol u oliva y se aplica con un pincel o brocha fina directamente sobre la cochinilla.

4.- Aceite de parafina

Para las plagas de ácaros, pulgones y cochinillas principalmente. Diluye una cucharada de aceite de parafina en 10 litros de agua y aplica sobre la zona afectada.

5.- Agua muy fría

Es muy efectivo para combatir las plagas de pulgón. Pulveriza dos veces al día: a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde. Es muy importante que el agua esté muy fría, ¡gélida!

6.- Bicarbonato sódico

Es un remedio natural para prevenir la aparición de hongos o para eliminarlos si ya han hecho acto de presencia en las plantas. Es efectivo para el mildiu y el oídio. Diluye 2 cucharadas en un litro de agua y pulveriza la zona que quieras tratar dos veces al día durante una semana. Si quieres reforzar la acción puedes añadir una cucharadita de jabón neutro.

7.- Cebolla

Si te preocupan las plagas de araña roja, mosca blanca o de pulgón, tranquil@. Corta dos cebollas grandes y déjalas macerando en dos litros de agua durante 4 días, después cuelas y pulverizas las zonas afectadas dos veces al día. Puedes reforzar la acción de este preparado añadiendo media cucharadita de pimienta cayena en polvo.

8.- Cola de caballo

Excelente y muy efectivo para, principalmente, enfermedades causadas por hongos, pero también se usa para ácaros, mosca blanca y pulgón. Además de tener acción insecticida, la cola de caballo fortalece a las plantas. Deja macerar 500 g de planta fresca en 4 litros de agua durante 24 horas. Después cuela y pulveriza las zonas que quieras tratar.

9.- Cáscaras o pieles de naranja

Cuando te comas una naranja no tires la cáscara porque te puede servir para atraer a las babosas o limacos y a los caracoles de tu huerto o jardín. Colócalas boca abajo formando en zonas sombrías y húmedas y por la mañana verás a los caracoles y babosas adheridos a la cara interna, ya que, las usarán como cobijo.

10.- Ortiga

Además de reforzar el estado general de la planta, la ortiga es muy buena para las plagas de araña roja y pulgón. También es efectiva para el mildiu. Macera 0.5 kg de ortiga fresca en 5 litros de agua durante una semana. Cuela y aplica dos veces al día.

11.- Tomateras

Las ramas y hojas de las tomateras las puedes usar para elaborar un preparado repelente de pulgones. Necesitas  200 g de tomatera fresca que mezclarás con 2 litros de agua. Deja macerar durante 48 horas y después lo cuelas. Pulveriza dos veces al día las plantas a tratar.

12.- Cenizas

Las cenizas deben provenir de maderas sin pinturas ni otros componentes sintéticos. Aplica alrededor de la planta o plantas que quieras proteger y así te aseguras que los caracoles y babosas o limacos no accederán a las plantas. Deja una distancia entre la ceniza y el tallo de unos 8 cm.

13.- Pájaros

Pueden ser grandes aliados de los hortelanos, especialmente para combatir las plagas de pulgones, caracoles, babosas y orugas.

14.- Borraja

Si la cultivas estarás alejando a las orugas. Planta borraja alrededor de las plantas que son más susceptibles a su ataque y así estaremos evitando plagas en un futuro.

15.- Caléndula o maravilla

Es muy efectivo para repeleer la mosca blanca. La tienes que cultivar alrededor de plantas que sufren más frecuentemente la plaga de mosca blanca. Cultivar albahaca también es efectivo para repeler la mosca blanca

16.- Mariquitas o vaquitas

Son de gran ayuda para eliminar los pulgones.

Fuente: Ecoagricultor

Leave a Reply